Yone en la pasarela

23 03 2009

 

En el cole trabajan con temas.

Esta vez tocaba el tema: Ropa.

Se trabaja con un vocabulario; los niños llevan ropa a clase; los dibujos que hacen tienen el mismo tema…

Y los tres grupos de primero y segundo organizaron una pasarela.

No hacía falta venir vestidos de forma especial, se trataba más bien de poner en práctica lo aprendido e involucrar un poco a los padres.

Me senté en primera fila y me impresionó tanto la actuación de Yone que casi me olvido de grabarlo todo bien…

A Yone le tocaba casi el último y todos los niños anteriores a él se quedaban medio cortados, a media pasarela, caminando de la mano de la señorita…

Yone fue el primero en provocar un gran aplauso al mover los hombros y girar en la pasarela…

Es un artista.

Advertisements




Dácil de paseo

23 03 2009

cochito

Esta fue la primera vez que llevé a Dácil en el cochito plegable. Fue un experimento. En el maxicosi va más cómoda, pero es un trasto y no cabe en el Peugeot 107 de Greenwheels, al menos no cuando vamos los 4. De esta forma la puedo llevar y tener este cochito en el maletero.





Yone disfrazado

23 03 2009

dinoSeñorita Rosali celebró su cumpleaños. Y recibió una cantidad impresionante de regalitos estúpidos, inútiles y feos. Los niños se pusieron (civilizadamente) en una cola para presentarle las cosillas que sus madres habían adquirido en ‘todo 1 euro’: vi desodorantes, quemadores de aceites aromáticos, collares de plástico (puedes usarlo como brazalete, le explica una de las madres)…

Todos los niños fueron disfrazados (aquí, en el norte protestante y calvinista, no se celebran los carnavales), la mayoría de las niñas vino de bailarina de flamenco. Yone era el único dinosaurio. Un dinosario verde que rugía sin cesar. Se toma muy en serio su papel.

Su regalo: un cuadro (verde) enmarcado por mami. Si no le gusta el cuadro a señorita Rosali, siempre podrá aprovechar el marquito…





Yone piensa

23 03 2009

durmiendo en el cocheEn el suplemento literario del periódico del pasado sábado aparece una dibujo de un pajarito muerto. Echado bocarriba, con las patitas tiesas apuntando al cielo.

Yone está fascinado.

-Mami mira, un pajarito enfermo. Pobrecito.

-No Yone, está muerto.

-No mami, está enfermo. Pobrecito. Hay que llamar a la ambulancia para que lo lleven al hospital.

 

Y acto seguido se le ocurre darle la vuelta al periódico.

-Mira mami, ¡ya está bien!





Dácil disfruta del jardín

23 03 2009

en el jardin

 

Hemos inaugurado la nueva temporada en el jardín. Aún hacía fresquito, nos abrigamos todos, encendimos la estufita dentro y pasamos un rato muy agradable.

Dácil encantadísima; le sienta de maravilla el aire fresco, la luz, el sol…¿A quién no?

 





Yone le da de comer a Dácil

9 03 2009

Yone me pidió si por favor le podía dar de comer a Dácil.

Me alegré de que quisiera ayudarme con ella. Hasta ahora Dácil no ha sido muy buena compañera de juegos para Yone. Aún no se sabe sentar, no se aguanta derecha, no lo ve bien y no le ríe las gracias como de una buena hermana se espera…

Yone no es muy delicado con ella, le coge las orejas (cosa que ella detesta), le pellizca la nariz, los pies; pero ella se deja. Si yo le hiciera todo lo que le hace Yone, estaría chillando.

Pues lo de la comida es una manera fantástica para que Yone se sienta un poco más involucrado.

 





Dácil y Dolly

9 03 2009

Thea, la tía holandesa de Dácil, le regaló por su primer cumpleaños una muñeca.

-Una niña debe tener una muñeca.

Dicho así resulta irrefutable.

Lo mejor de todo es que Thea, inconscientemente, compró una muñeca ideal. Tiene la cabeza y las manos de plástico duro, el pelo está hecho de hilos amarillos y el resto del cuerpo es algo más blando de color fucsia vivo. Los colores son lo suficientemente contrastantes para que Dácil los pueda ver y le encanta palpar, manosear y chupar el duro plástico de la manos y la cara.

Dácil detesta los peluches.

Por lo visto es algo inherente a los niños con deficiencias visuales que se guían en gran parte por el tacto. El peluche presenta una estructura amorfa e incomprensible. Cuando lo apretas cambia de forma, y hasta puede llegar a envolverte toda la mano. Eso hace que textura y forma sean difícilmente reconocibles; dónde empieza y dónde acaba el objeto.

Las cosas duras son finitas. Tienen un principio y un fin.

Dolly aún no se ha hecho amiga íntima de Dácil, pero van por buen camino. (es difícil competir con la maraca azul…)