Dácil vuela

28 09 2009

Y así se ve Dácil desde arriba, en el suelo de nuestro salón, haciendo sus ejercicios.

postura paracaídas:

paracaídas

postura trampolín de esquí:

trampolín esquí

Advertisements




Yone canta

28 09 2009

Ya lo dije después de la clase de nadar: Yone no nació para el deporte sino para el escenario…Qué le vamos a hacer…

Cogió dos tablas en el jardín: la primera la puso en el suelo como tarima y la segunda es su instrumento. La ‘canción’ que canta es ‘inglés’, claro.





Dácil disfruta

28 09 2009

A Dácil le chifla el Yomild. Es un yogur bebible que nos recomendó Truus. Su textura más espesa hace que Dácil se atragante menos. Y la verdad es que está buenísimo; estamos todos adictos al Yomild (sabor lima…). Es de los pocos yogures bebibles que no contiene edulcorantes y añadidos: yogur y azúcar.

Dácil sigue perfeccionando su técnica: bebe, escupe, se mete la boquilla en el ojo, luego intenta mirar a través del plástico verde llenándose el pelo de yogur…¡se lo pasa pipa!





Yone aprende a nadar

23 09 2009

natación

Se acabaron las vacaciones. Lo pasamos bien en Tenerife, lo pasamos bien en Holanda, de vuelta. Y ha llegado el momento de volver al trabajo, volver al cole, volver a la rutina diaria. Se acabaron los helados, las chucherías, la tele por la mañana, recibir lo pedido…

Yone está orgullosísimo de estar en el segundo curso y ser de los grandes de la clase. Y le ha llegado la hora de las actividades extra-escolares. En diciembre del año pasado lo apunté en natación. Como para todo en Holanda había una lista de espera.

Aquí todo funciona así. Antes de concebir apuntas al no-nato en las guarderías de tu elección. Hay que apuntar al pequeño proyecto humano en varias guarderías por si te falla alguna, claro. Así lo hace todo el mundo, resultando en que las guarderías tengan unas listas de espera descomunales. Y es todo ficticio porque un niño suele ir sólo a una guardería y no a cinco. En cuanto el ya-nato es admitido, lo dan de baja en las otras listas y se crean nuevas plazas ficticias para otros proyectos…Es una locura. Cuando el niño entra en la guardería lo van apuntando en una lista para un colegio (se entra con 4 años) y de paso en la lista para natación (para cuando cumpla 5)…

En nuestro barrio tuvimos suerte. No hubo lista de espera para la guardería (ahora sí la hay…) ni para el cole. Para la natación apunté a Yone en diciembre del año pasado y le ha tocado empezar el curso desde el principio. Las primeras semanas van entrando niños a medida que ‘limpian’ la lista. Mañana tendrá su tercera clase.

La primera vez que fuimos le pusieron a los niños nuevos unos flotadores para poder distinguirlos de los que no eran nuevos. Los primeros diez minutos los padres pueden estar presentes y los niños juegan en el agua. El primer día hicieron una pequeña ceremonia de bienvenida a los nuevos, quitándoles los flotadores…Luego se van los padres y los niños son divididos en 4 grupos de aproximadamente 10 niños con un profesor (todos voluntarios miembros de un club de natación). Al cabo de 40 minutos podemos entrar a buscar a los niños y pa’casa.

A Yone le encanta. Pero no presiento un futuro como gran deportista. Le gusta participar, hacer lo que hacen los demás, pero no es de los que se lanzan al agua intrépidos (hasta Dácil es más lanzada)…No le gusta mojarse el pelo, no quiere que le entre agua en los ojos…No quería ducharse hasta el otro día, cuando lo convencí de que todos los niños en segundo se duchan…

Ya veremos. Viviendo en un país que se encuentra por debajo del nivel del mar, no le queda más remedio que aprender a nada. Como sea.





Dácil en el Bumbo

23 09 2009

bumbo

Para que quede todo claro: Dácil aún no se sabe sentar. Ya aprenderá. Lleva meses ejercitando los abdominales y ahora, finalmente, se ha concentrado en la espalda (espalda y cuello es lo que necesita para poder sentarse y aguantarse…los abdominales son sólo un extra estético que necesitamos las mujeres después de los 30…no consigo que lo entienda…). Se coloca bocabajo, levanta los pies rítmicamente y los brazos también…para hacer más ameno este ejercicio unas veces extiende los brazos a los lados como si se fuera a tirar en paracaídas y otras veces las pega al cuerpo con las manos hacia atrás, como si se tirara de un trampolín de salto de esquí…

Esta va para los paralímpicos. Eso está claro.

Ahora, para todos aquellos bebés que no se sientan aún y que vuelven locos a sus padres porque no les pueden dar de comer cómodamente, existe el ‘Bumbo’. Viene en alegres colores y con una mesita opcional a juego. Yo, agarrada que soy y teniendo la casa llena de artilugios pro-Dácil, no fui corriendo a la tienda…Hice un intento de compra en una página de internet de segunda mano pero mi cuenta corriente no me dejó pujar lo necesario. Thomas en cambio, un compañero de trabajo con un niño de 7 meses, compró el Bumbo para su hijo sin pensárselo (es un padrazo) y ahora que el pequeño Samuel se sienta en una silla grande, nos lo ha prestado.

Está muy bien el Bumbo, pero con 15 minutos Dácil tiene suficiente. Se sienta un ratito, jugamos y luego se cansa de mantener erguido el tronco, el cuello, la cabeza…

Los fisioterapeutas tampoco son muy entusiastas. En principio la regla es sencilla: si un niño no sabe sentarse sólo, aún no tiene suficiente fuerza para que sea recomendable. Tiene su lógica. Claro que en el caso de Dácil hay que matizar: estar siempre echada tampoco es bueno, además: si queremos que gane el concurso ‘Miss Charge’ habrá que intentar evitar que se le escache más el cráneo de tanta posición horizontal…

Por ahora le hemos dado la bienvenida al Bumbo. Gracias a Thomas





Yone limpiacristales

6 09 2009

Otro día en el jardín…





Dácil duerme en el jardín

6 09 2009

Hemos vuelto de vacaciones. Es duro. Incluso si las vacaciones duraron más de 4 semanas como esta vez… Siempre nos sobreviene un pequeño periodo de adaptación. 

Menos mal que volvimos con buen tiempo. En Holanda hacía calorcito y hemos podido disfrutar al máximo del jardín, las últimas semanas de agosto.